Veneno lento

Emponzoñaste lentamente mi alma,
arrancaste de raíz mis sueños,
cubriste de negro mis sonrisas,
okupaste para siempre mis recuerdos.

Desgraciaste mi vida, mis plantes, mis futuros,
trituraste con malicia mi inocencia.
Perdida entre mil mares nauseabundos,
me condenaste a divagar como un fantasma.

Pobre estúpida, crédula de cuentos de princesas,
hoy quedo sucia,
sola,
vacía.

Con las entrañas partidas y llena de ilusiones en piezas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s